17 June 2007
La Suerte de los Rothschild
Mass media - Articles XSM
La Vanguardia
  
 

Tags: Freakonomics

Vuelve el salón del automóvil y vuelven las controversias sobre las espectaculares azafatas que posan delante de los coches. La semana pasada hubo una curiosa polémica en el programa Els Matins de TV3 a raíz de esas bellezas. Resulta que el experto de tráfico, Espartac Perán, dijo estar horrorizado porque, al posar para las cámaras, las azafatas del salón eran tratadas como mujeres objeto. Mónica López, la presentadora del tiempo, saltó irritada: “si fueran hombres no dirías eso”, le espetó, “!tu actitud es machista y estoy hasta las narices de que los hombres nos sobreprotejáis!”.

¡Bravo! Señorita López. Esto es lo más inteligente que se ha dicho en TV3 en los últimos tiempos. El feminismo trasnochado beligerantemente antimasculino que condenaba cualquier signo de belleza y feminidad está pasado de moda. Las mujeres han evolucionado, pero los devotos de la corrección política siguen anclados en unos tópicos que las propias mujeres ven como machismo disfrazado.
Que las chicas –o los chicos- intenten ser guapos y utilicen su belleza para abrirse camino es tan digno como que utilicen su inteligencia, su tenacidad o su laboriosidad. Nunca he entendido por qué la mujer –o el hombre- que ha nacido con mayores ganas de estudiar o trabajar es más respetable que la que ha nacido con más atractivo físico. Al fin y al cabo, tanto lo uno como lo otro son atributos asignados por Dios (suponiendo que sea Dios, y no las leyes de Mendel, el encargado de repartir características genéticas).

Otra cosa es que haya discriminación contra la gente menos atractiva simplemente porque no es tan bella. Lo digo porque numerosos estudios documentan que, a igualdad de educación, experiencia y edad, los feos tienden a cobrar salarios inferiores. Esa diferencia, conocida como la paradoja del beauty premium o prima de belleza, ha sido interpretada por muchos como una señal de discriminación laboral.

Antes de acusar a los empresarios de practicar la discriminación, sin embargo, recordemos que el hecho de que los feos cobren menos no significa necesariamente que haya discriminación. Para entender el origen de la prima de belleza, los economistas Mark Mobius y Tanya Rosenblat de Harvard han realizado el siguiente experimento: Se reúne a un grupo de gente y, a cada uno por separado, se le presenta un problema complicado. Antes de que lo resuelva, se le pide que prediga cuánto va a tardar en resolverlo. Un jurado evalúa la belleza física de cada uno de los participantes y se comparan las soluciones entre guapos y feos.

Resultado: feos y guapos solucionan el problema a la misma velocidad. Lo sorprendente es que, antes de resolverlo, los guapos aseguran que lo podrán solucionar mucho más rápido. Es decir, son igual de listos pero tienen una mayor confianza en sí mismos. En la medida que el mercado laboral valore la autoconfianza como un atributo deseable en un trabajador –y eso es muy importante en puestos de responsabilidad, gestión y liderazgo- los guapos tenderán a cobrar más, no porque haya discriminación sino porque la belleza es un reflejo de la autoconfianza.

Otro estudio de Pietro Cipriani y Angelo Zago de la universidad de Verona llega a resultados distintos: tras comparar las notas obtenidas por centenares de jóvenes en exámenes escritos, donde el profesor no sabe la cara que tiene el estudiante, resulta que los guapos sacan mejores notas que los feos. Si esto es así, la gente atractiva cobra más, no sólo porque tiene más confianza sino porque, además es más lista y, por lo tanto, más productiva.

Pero, ¿cómo? ¿Los guapos son más listos? ¿Cómo puede ser? Una posible explicación la encontramos en el patriarca de la dinastía Rothschild, don Mayer Rothschild, quien a finales del siglo XVIII fue famoso por dos cosas. La primera, por el imperio financiero que lo hizo enormemente rico. La segunda, porque era espantosamente feo. ¡Oh! ¡Que feo era el tío! Miren si era feo que para evitar que sus descendientes tuvieran su repugnante físico, utilizó su vasta riqueza para conseguir que sus cinco hijos se casaran con las mujeres más bellas de Viena. Su esperanza era que, cruzando sus genes con los de la de gente guapa, sus nietos serían un poco menos desagradables a la vista. Parece que el hombre consiguió su objetivo porque, pasados dos siglos, los Rothschild siguen siendo ricos… pero ya no son famosos por su peculiar monstruosidad.

El “efecto Rothschild” es más general de lo que parece: por todas partes hay mujeres guapas que se casan con hombres feos pero listos (ya que su inteligencia los ha convertido en ricos, poderosos y atractivos en el mercado matrimonial). Si los hijos de estas parejas son listos como el padre y guapos como la madre, las estadísticas tenderán a mostrar que la gente guapa es más inteligente, cosa que explicaría la prima de belleza.

El problema es que, para que esta teoría funcione se necesita que el hijo de un señor listo y una señora guapa salga con la inteligencia de él y la belleza de ella pero las leyes de la genética no funcionan así. Cuando a Albert Einstein se le propuso tener un hijo con Marilyn Monroe para crear el niño perfecto, él exclamó: ¡cómo será el pobre chaval si sale con su cerebro y mi cara!

La clarividencia de Einstein hace que la paradoja de la prima de belleza siga sin estar resuelta, pero demuestra que don Mayer tuvo mucha suerte porque sus herederos podrían haber salido tontos y feos. A lo mejor la lección es que, más que listo o guapo, lo importante es tener la suerte de los Rothschild.

Original PDF

Search

Banner

twitter