10 September 2004
¡Deja ya de hablar de Vietnam!
Mass media - Articles XSM
La Vanguardia
  
 

Tags: International | United States

13 de marzo de 1968. Lanchas rápidas americanas patrullan por el río Hap cuando el ejército del Viet Cong les tiende una emboscada. Una granada explota bajo una de las embarcaciones y el boina verde Jim Rassman cae al agua. Desafiando las balas que silban sobre su cabeza, el soldado John F. Kerry sucumbe a la tentación de salvarse, da media vuelta con su lancha y se juega la vida para salvar la de su compañero. Kerry es herido pero consigue rescatar a Rassman. Su heroísmo le vale la más alta condecoración militar de los Estados Unidos: el corazón púrpura.

29 de Julio de 2004. El soldado Kerry, convertido en senador, se presenta ante la convención demócrata y acepta ser su candidato presidencial con las militares palabras: “Me llamo John y acepto la misión”.

Y es que la campaña electoral demócrata se ha basado casi exclusivamente en el heroísmo y el valor de Kerry (el resto se ha dedicado a subrayar las presuntas mentiras de Bush sobre la guerra de Iraq) para demostrar que son tan machos en defensa como los republicanos. Eso es muy importante en un país en guerra contra el terrorismo global. La cosa pareció funcionar durante unos meses. Tanto, que las encuestas pusieron a Kerry por delante de Bush.

Los problemas empezaron cuando, después de la convención demócrata, no se produjo el esperado y tradicional “salto” en las encuestas: Kerry solamente subió 2,75 puntos, el aumento más pequeño de los últimos 30 años (en comparación, Al Gore subió 16 puntos después de su convención en el 2000). ¿Por qué? Pues porque todo ese show no aportó nada nuevo. Los electores sabían que Kerry era un “héroe” y que Bush había mentido pero, una vez sabido, ¿qué soluciones aportaba el partido demócrata a los problemas de la gente? La respuesta era: un profundo silencio. La gente de Kerry empezaban a preocuparse… pero lo peor estaba por llegar.

Durante el mes de Agosto, 16 de los 20 oficiales que lucharon junto Kerry en Vietnam formaron el grupo “Swift Boat Veterans for Truth” (veteranos de las lanchas rápidas a favor de la verdad) y pusieron devastadores anuncios televisivos donde decían que, si bien es cierto que el día 13 de Marzo de 1968 una lancha topó con una mina y que un solado cayó al agua, la verdad es que ni hubo disparos enemigos, ni heroicidades por parte de nadie y, lo que es más fuerte, ¡John Kerry no estaba presente! Es más, el médico que le curó la herida afirma que ¡se la hizo él solito cuando manipulaba una granada! (vean los anuncios en www.swiftvets.com). ¡Resulta que todo eso del heroísmo era una patraña inventada por los estrategas electorales del senador! Al final, sus asesores confesaron que habían exagerado un poco las cosas aunque, “no tanto como decían los veteranos”. Sea como fuere, la imagen del héroe que debía liderar la lucha contra el terrorismo se fue desvaneciendo… y quien había acusado a Bush de mentir, era el primero en faltar a la verdad. ¡Ay, políticos!

El problema para los demócratas es que todos sus huevos estaban en la mismo cesta (lo digo metafóricamente) y, sin la imagen heroica de Kerry, no les quedaba nada de nada. Claro que todavía cabía esperar un fracaso de la convención republicana. Un fracaso que no llegó: el ex alcalde Rudy Giulinani y el super-gobernador  Arnold Schwarzenegger, hicieron de policías buenos e intentaron ganar el voto de los indecisos moderados. El vicepresidente Cheney y el senador demócrata (repito, demócrata) de Georgia Zell Miller, por su parte,  hicieron de policías malos y atacaron el supuesto heroísmo de Kerry entre las carcajadas y el delirio de sus simpatizantes. Y entre unos y otros, un moderadísimo y sonriente George Bush se dedicó a poner sobre la mesa soluciones a los problemas de la economía, la salud, la educación y el terrorismo. Un montaje magistral.

Ni que decir tiene que todo era una farsa. Una gran farsa que se repite en los congresos de todos los partidos (y no me refiero a los americanos solamente). No en vano hace cuatro años los mismos republicanos prometieron disciplina fiscal, liberalización de mercados y reducción del tamaño del estado cuando, en realidad, aumentaron el déficit, los aranceles, los subsidios agrícolas y el gasto público (aunque lo más ofensivo de esta convención no fueron las promesas que sabemos que no van a cumplir -eso lo hacen todos los partidos- sino el hecho de que, cuando los líderes aparecieron con sus familias, Dick Cheney se presentó sin su hija homosexual, para no “molestar” a la derecha religiosa que está convirtiendo al partido republicano en un vergonzoso manantial de intolerancia). A pesar de todo, las encuestas han vuelto a poner a Bush 11 puntos por delante de Kerry. La maquinaria republicana funciona a la perfección.

Para ganar, a Kerry sólo le queda arrollar a Bush en los debates televisados. El problema es que su perpetua cara de palo y su falta de flexibilidad mental y oral no le van a ayudar. Si no, a esperar que los seguidores de Saddam Hussein desplieguen una ofensiva militar que cause un gran número de bajas americanas en Iraq justo semanas antes de las elecciones (después del 14-M en España, los terroristas saben que sus acciones violentas pueden tener consecuencias electorales.)

Si no ocurre nada de eso, las cosas no pintan bien para Kerry. Y no pintan bien, incluso si cambia radicalmente de rumbo y sigue el sabio consejo de Bill Clinton quien, minutos antes de ser intervenido quirúrgicamente del corazón, telefoneó al candidato y le dijo: Por lo que más quieras ¡deja ya de hablar de Vietnam!

Search

Banner

twitter