09 October 2003
Con los ojos del devoto
Mass media - Articles XSM
La Vanguardia
  
 

Tags: Mediambientalisme

“Sus señorías ya sabrán que un inexplicable cambio climático está afectando las regiones polares. El frío que durante siglos ha convertido a los mares del Ártico en barreras impenetrables está desapareciendo rápidamente. El deshielo se ha acelerado especialmente en estos dos últimos años.¨ Sir Joseph Banks, Presidente de la Royal Society, Londres.

Estas sabias palabras serían causa de alarma sino fuera por el hecho de que fueron pronunciadas ¡en 1820! Y es que la propensión de algunos científicos al alarmismo viene de lejos. En 1789, Malthus predijo hambrunas en Europa debido a la sobrepoblación (entre paréntesis, eso nunca pasó). En 1865, Jevons dijo que el carbón se agotaría en una década (no pasó). En 1939, el Departamento de Estado norteamericano pronosticó que el petróleo se acabaría en catorce años (no pasó). En 1972, el Club de Roma vaticinó que nos quedaríamos sin petróleo en 1990 (no pasó). También se auguró la deforestación de Europa, la lluvia ácida, la extinción de elefantes, la multiplicación de las hambrunas y el agotamiento de las reservas de cinc, plomo, gas natural, estaño y aluminio. No pasó, no pasó y no pasó.

En 1975 personajes como Paul Ehrlich o Lester Brown aseguraban sin rubor que ¨existe un consenso entre los científicos de todo el mundo de que el planeta se ha enfriado 0,5 grados desde 1964 por culpa de la emisión de CO2”. Digo sin rubor porque esos mismos señores aseguran ahora que el CO2 no enfría sino que calienta la tierra. Ahora resulta que las temperaturas han subido 0,6 grados entre 1880 y el año 2000. Numerosos estudios, entre los que destaca el IPCC de la ONU, afirman que la década más cálida del milenio es la de 1990 y el año más caluroso de la historia 1998. Se profetizan aumentos de hasta 5 grados en el próximo siglo, el deshielo de los polos, el aumento del nivel del mar, inundaciones, tormentas y otras catástrofes.

En medio de todo este espectáculo, don Josep Enric Llebot nos ilumina con un artículo (2/X/2003) donde censura mi escepticismo. Con todo el respeto para el profesor: con el currículum de aciertos que tienen los medioambientalistas, ¿cómo quiere que no sea escéptico? Y no me diga que hay un “gran consenso científico” porque hace sólo 30 años el “consenso” decía que ¡nos íbamos a congelar!

Claro que también soy escéptico por otras razones. No. No diré aquello de que si los meteorólogos son incapaces de predecir el tiempo de la semana que viene ¿cómo se va a fiar uno de las predicciones sobre el próximo siglo? Hablaré, como pide el profesor, de los datos. Primero, la mayor parte del aumento de 0,6 grados que se midió durante el siglo XX ocurrió antes de 1940. Es decir, antes de las grandes emisiones de CO2.

Segundo, el aumento de temperaturas según los termómetros terrestres es superior a lo que miden los satélites. La discordancia se puede deber al calor de las ciudades o al cierre de estaciones meteorológicas en Siberia debido a los problemas presupuestarios de Rusia (el cierre de estaciones frías hace aumentar la media). Además, las temperaturas en el hemisferio sur no han subido en contra de lo que dice la teoría. Sea como fuere, hasta que no se resuelvan estas discrepancias, seguirán las dudas.

Tercero, eso de que “la década más calurosa del último milenio es la de los noventa” sólo es cierto si se ignora el “cálido periodo medieval” que va del año 700 al 1300. Eso es precisamente lo que hace el estudio del profesor Michael Mann, estudio que la ONU acogió con los brazos abiertos a pesar de que contradice toda la evidencia existente sobre el clima del medievo. Ignorar los datos que van contra la teoría de uno es científicamente poco ético. Es más, Mann utiliza los anillos de los árboles para “medir” las temperaturas de los primeros 900 años del milenio y los termómetros para el último siglo. Cualquier persona versada en estadística sabe que juntar series tan distintas es un disparate metodológico y que las conclusiones que se derivan de ello son extremadamente sospechosas.

Cuarto, para demostrar la validez de la teoría del cambio climático, no sólo hay que verificar que las temperaturas han subido (cosa que, como he dicho en otras ocasiones en este periódico, seguramente es cierta), sino que hay que demostrar que ese aumento no forma parte de las fluctuaciones naturales del planeta. Ahí, señor Llebot, la evidencia científica es todavía más frágil.

Quinto, el estudio del IPCC contiene serios errores económicos. En particular, los escenarios más “pesimistas” (es decir, los que predicen un aumento mayor de temperaturas en los próximos 100 años) presuponen que la renta de los países pobres va a convergir a la de los ricos. El problema es que se utilizan datos de renta sin corregir por la paridad del poder adquisitivo. Otro craso error metodológico que exagera el crecimiento necesario para la convergencia y, por tanto, exagera la cantidad de emisiones y las temperaturas previstas para el próximo siglo (entre paréntesis, calificar de “pesimistas” a los escenarios en los que los países pobres se hacen ricos simplemente porque eso genera mayores emisiones es una obscenidad moral. Si para que los pobres dejen de serlo, las temperaturas del planeta tienen que aumentar un par de grados en los próximos cien años… ¿no creen que valdría la pena?)

En resumen, la evidencia a favor de la teoría del cambio climático no es tan “aplastante” como el profesor Llebot pretende hacernos creer. Eso sí, hay que mirar los datos de manera imparcial y no con los ojos del devoto.

Article del Professor Llebot criticant el meu "Cuestiones de Fe". L'article "Con los Ojos del Devoto" es una contesta a l'escrit de Llebot.

Search

Banner

twitter