HOMEBLOGSEl Tiro por la Culata
14 October 2012

El Tiro por la Culata

Written by 

Tal como estaba previsto, la mega-manifestación del 11 de setiembre ha conllevado un alud de análisis anti-independencia diseñados para dar miedo a los catalanes. Lo que no estaba previsto, sin embargo, es que el nivel intelectual de éstos fuera tan bajo: no solo los argumentos anti-independencia están repletos de errores sino que, cuando se analizan con detalle, acaban dando la razón al independentismo. Veamos los tres más repetidos.

La independencia sería mala para Catalunya porqué tendría que asumir su parte proporcional de la deuda española y eso sería ruinoso”.  El error de este argumento es que no explica qué pasará si Catalunya se queda en España. ¿Quien pagará la deuda española en ese caso, los extraterrestres? ¡No! ¡Los españoles! ¿Y quien pagará la parte proporcional que le toca a los catalanes? Respuesta: ahora sí, ¡Los Catalanes! Eso es lo que ha pasado y eso es lo que seguirá pasando mientras Catalunya forme parte de España. Por lo tanto, si los catalanes van a tener que pagar la parte proporcional de la deuda tanto si se van como si se quedan, el argumento de la deuda no tiene ningún tipo de sentido.

De hecho, si nos tomásemos en serio la tesis y la independencia se decidiera siguiendo únicamente el criterio de la deuda a pagar por los catalanes, la decisión racional sería irse: al no haber ninguna ley que regule el proceso de independencia, no es el 100% seguro que Catalunya deba asumir una parte de la deuda firmada por el gobierno de España por lo que si se independentiza igual se acaba ahorrando esa mochila; en cambio lo que es 100% seguro es que si se queda, su parte de la deuda la va a tener que pagar.

Una variante del mismo tema es el: “si Catalunya se independentiza, su prima de riesgo se disparará, no podrá pedir prestado a los mercados internacionales y el rating de la Generalitat tendrá el rating de bono basura”. La falacia consiste en no darse cuenta de que esa es exactamente ya la situación de Catalunya. Si siendo una autonomía de esa España de la solidaridad ruinosa, Catalunya no puede pedir prestado y su bono tiene categoría de basura, la amenaza del bono basura es más bien ridícula.

De hecho, si nos tomásemos en serio la tesis y la independencia se decidiera siguiendo únicamente el criterio de la capacidad de acceder a los mercados internacionales, la decisión racional sería irse: existe la posibilidad de que los mercados vean que, en caso de independencia, los 16.000 millones de euros anuales que, de media, se han ido a España para financiar la solidaridad si Catalunya se queda en España pero que no se van a ir si se independentiza, sean suficientes para que la Generalitat pueda pagar sus deudas y su bono deje de ser basura. Lo que va a pasar si hay independencia no lo sabemos. Lo que sí sabemos es lo que pasa hoy con una Catalunya dependiente: bono basura.

Otra amenaza repetida es la de “si Catalunya se va, los jubilados catalanes que han cotizado toda la vida perderán las pensiones porque el gobierno español no les va a dar el dinero”. Dejando de lado el hecho de que si fuera verdad que el gobierno de España es capaz de dejar a los ancianos sin cobrar pensiones como venganza, eso sería una razón más para salir corriendo de este país, el argumento también comete un error de bulto: el dinero de las pensiones de los jubilados catalanes no lo tiene el gobierno de España. Todo el mundo sabe que las pensiones de los jubilados de hoy se pagan con las cotizaciones de los trabajadores de hoy y que el dinero que pagaron los jubilados cuando ellos trabajaban desapareció cuando se pagaron las pensiones de entonces. El dinero de los pensionistas catalanes, pues, no lo tiene el gobierno de España sino los trabajadores catalanes. Y como en una Catalunya independiente habrá trabajadores y habrá cotizaciones sociales, las pensiones estarán garantizadas.

De hecho, si nos tomásemos en serio la tesis y la independencia se decidiera siguiendo únicamente el criterio de las pensiones, la decisión racional sería irse: entre 1995 y 2010, los catalanes han aportado 24.774 millones de euros de más a la seguridad social española. Si ese dinero se hubiera quedado en Catalunya, hubiera tocado a 3.300 euros por persona. Desde el punto de vista de las pensiones, pues, España también es un mal negocio para Catalunya.


La tercera amenaza más común es la del comercio internacional: “el socio comercial más importante de Catalunya es España y si ponemos una barrera entre Catalunya y España, el comercio entre las dos áreas se reducirá en un 70% y eso provocará una caída del 9% del PIB catalán”. ¿De donde sale eso del 70%? Respuesta: de Portugal y la República Checa. Como entre España y Portugal existe una frontera, dicen los analistas, cuando haya una frontera entre Catalunya y España, su comercio caerá a los niveles de Portugal. Lo que no tienen en cuenta es que no es lo mismo partir de una situación en la que había barreras comerciales (como había entre Portugal y España antes de que ingresaran en la UE) que partir de una situación inicial sin barreras como es el caso de Catalunya y España (ver también la entrada de Pol Antràs en Nada es Gratis). El ejemplo de Chequia se utiliza porque, al independizarse de Eslovaquia, el comercio entre los dos países cayó un 70% y ese es el número que se aplica a Catalunya sin tener en cuenta que Chequia y Eslovaquia eran dos países comunistas teledirigidos por el gobierno que decía a cada uno lo que tenían que producir y donde lo tenía que vender. Lógicamente, cuando cayó el comunismo toda esa farsa comercial desapareció pero nada de eso tiene por qué pasar en Catalunya por lo que decir que el comercio caerá un 70% es una bobada.

De hecho, si nos tomásemos en serio la tesis y la independencia se decidiera siguiendo únicamente el criterio comercial, la decisión racional sería irse: y es que los analistas solo hablan de la caída del comercio entre Chequia y Eslovaquia pero no mencionan el comercio con Alemania, Europa y el resto del mundo que subió hasta el punto que el comercio total (sumando el de Eslovaquia y el resto del mundo) ha pasado del 49% del PIB checo en 1993 (año de la independencia) al 75% en la actualidad.


Lejos de caer el 9% vaticinado por los agoreros españoles, el PIB de Chequia ha pasado de 13.000 dólares en 1993 a 23.400 en la actualidad. El ejemplo de Chequia, pues, también les da la razón a los independentistas.


Resumiendo: hasta el momento todos los argumentos utilizados para “demostrar” que la situación económica de una Catalunya independiente sería catastrófica son tan falaciosos que, una vez analizados al detalle, todos y cada uno de ellos acaban diciendo lo mismo: si nos tomásemos en serio la tesis y la independencia se decidiera siguiendo únicamente ese criterio, lo más racional sería irse. En este sentido, los estrategas del miedo recuerdan cada vez más al pobre Wile E. Coyote, cuya obsesión enfermiza por cazar al correcaminos le hace cometer errores garrafales que hacen que, en cada una de sus intentos, le salga el tiro por la culata.

 

 

Fuentes:

Datos de la Seguridad Social España:

Ver citas a pie de gráfico

GDP República Checa: Penn World Tables. http://pwt.econ.upenn.edu

GDP Exportaciones: http://data.worldbank.org/indicator/NE.EXP.GNFS.ZS/countries/1W?display=default

Read 64978 times
Rate this item
(200 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner

Search

twitter