HOMEBLOGSEl BCE Recorta Tipos de Interés
07 November 2013

El BCE Recorta Tipos de Interés

Written by 

El Banco Central Europeo ha sorprendido a la mayoría de analistas y ha reducido los tipos de interés hasta el nivel más bajo de la historia del euro: 0,25%. Segundos después de anunciar su decisión, las bolsas de toda Europa han empezado a subir. Sin embargo, a medida que han pasado las hora, los inversores han visto que la medida del BCE era una mala noticia y las bolsas han acabado cayendo.

En principio, uno podría pensar (y, de hecho, así piensan la mayoría de economistas keynesianos) que una reducción de los tipos de interés conllevará un aumento de la demanda por parte de consumidores (a los que les será más barato pedir prestado para comprar electrodomésticos, automóviles o viviendas) y empresas (que verán como se reducen los costos de financiación de sus inversiones). Ese aumento de la demanda hará (según la teoría keynesiana) aumentar la producción y el empleo lo que sacará a la economía de la crisis. ¿Por qué, pues, ha caído la bolsa? ¿Por qué tras la reacción inicial, los inversores han decidido vender sus acciones?

La respuesta es que la reducción de tipos de interés es una señal que el BCE piensa que la economía europea no acaba de funcionar. En julio de 2012, Mario Draghi hizo el famoso discurso de “whatever it takes” (“haré lo que sea necesario para salvar a la economía de la eurozona”). Los inversores piensan que si ese BCE que hará “lo que sea necesario” toma una medida tan dramática e inesperada como la de bajar los tipos de interés a los niveles más bajos de la historia, Draghi debe pensar que la economía europea está en el peor momento de la historia. ¿Cuales deben ser los peligros vistos por Draghi para tomar una decisión tan radical? Pienso que ve tres tipos de peligro.

El primero es el mal comportamiento del PIB. El mismo día que el BCE anunciaba la reducción de tipos, los Estados Unidos anunciaban un crecimiento del PIB del 2,8%. Recordad que España ha anunciado un crecimiento del 0,1% por primera vez en nueve trimestres! La economía europea en su conjunto tampoco está para tirar cohetes. Y la apuesta de Draghi por reducir los tipos debe ser tomada como un reconocimiento de que piensa que las cosas no se están haciendo bien. Su idea es que, al bajar los intereses, la demanda de crédito por pare de familias y empresas aumentará y eso hará crecer la demanda agregada. Al ver que hay más demanda, las empresas producirán más y la economía saldrá de la crisis. Esa es, al menos, la teoría. La realidad es que los tipos europeos estaban en el 4% antes de la crisis y su reducción desde ese punto hasta el 0,5% no detuvo la caída. La reducción adicional desde 0,5% hasta el 0,25% no tiene por qué correr mejor suerte y, por lo tanto, no va a conseguir que fluya el crédito en Europa y se salga de la crisis.

El segundo peligro al que, según Draghi, se enfrenta la eurozona es el de la deflación. El mandato del BCE es mantener unos aumentos de precios cercanos al 2% anual. En la actualidad los precios crecen al 0,7%. El miedo que tiene el BCE es que si el aumento de precios sigue decreciendo y se acerca peligrosamente al 0%, la eurozona puede entrar en zona de deflación (como sucedió en Japón en los años 90). Según la teoría, la deflación es mala porque hace que los consumidores pospongan sus compras: si uno sabe que el precio del electrodoméstico baja y espera que lo siga haciendo, uno se espera unos meses para comprar. Y si todo el mundo se espera y nadie compra, las empresas de electrodomésticos quiebran y la crisis empeora. Para hacer que suban los precios, el BCE quiere fomentar artificialmente la demanda a base de abaratar el crédito. De nuevo, si es más barato pedir prestado, más familias y más empresas lo van a hacer y van a aumentar la demanda de electrodomésticos. Los inversores han tomado la decisión del BCE como un anuncio de que el peligro de deflación es real. La verdad, yo nunca he pensado que la deflación sea un problema para la demanda. La gente se gasta ingentes cantidades de dinero en ordenadores, teléfonos inteligentes y videojuegos a pesar de que hace ya muchos años que los precios de esos productos caen de una manera vertiginosa año tras año. Además, la mayor parte de productos de consumo (alimentación, ropa, transporte, etc) no se puede posponer: por mucho que caigan los precios, la gente no puede dejar de comer con el argumento de que los alimentos serán más baratos que el año que viene.

Finalmente, el BCE ve peligro en el sector exterior. A pesar de la debilidad de la economía europea el valor del euro se ha mantenido alto y eso ha perjudicado las exportaciones de los países menos competitivos de la eurozona (entre los que destaca España). Al reducir los tipos de interés en Europa, se reduce la remuneración que el ahorro tiene en Europa en relación al que tiene en otras zonas del mundo (como los Estados Unidos, Japón o China) y, por lo tanto, el dinero sale de europa y va hacia Estados Unidos, Japón o China. Al hacerlo, debe vender euros y comprar dólares, yenes o yuanes. Eso hace que el valor del euro en relación a esas monedas caiga y, en consecuencia, se abaraten los productos europeos. El problema es que ni americanos ni japoneses ni chinos se van a quedar de brazos cruzados y van a contraatacar intentando reducir el valor de sus monedas y el beneficio sobre la economía europea va a desaparecer.

 

Resumiendo, la reducción de los tipos de interés por parte del BCE señala que el banco europeo piensa que las economías de la eurozona tienen problemas graves. La buena noticia es que, al ver que hay problemas graves, Draghi ha reaccionado intentando aportar una solución: reducir los tipos de interés hasta los niveles más bajos de la historia. La mala noticia es que esa solución no va a funcionar.

Read 21686 times
Rate this item
(69 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner