HOMEBLOGSCréditos Fiscales y la salud de los Bancos Españoles
29 November 2013

Créditos Fiscales y la salud de los Bancos Españoles

Written by 

El consejo de ministros español de hoy aprobará un decreto por el que se va a permitir a los bancos contabilizar unos 31.000 millones de euros que tiene acumulados en créditos fiscales como capital para satisfacer los requerimientos de capital que impone la regulación de Basilea III. Esa es una noticia tan oscura como importante por lo que dejadme que las diseccione y analice para vosotros.

Preámbulo: ¿Qué son los créditos fiscales?

Cuando una empresa gana dinero, debe pagar impuestos sobre esos beneficios. Y cuando tiene pérdidas, lo normal seria que el estado le devolviera el dinero (si la base imponible es negativa, el impuesto a pagar debería ser negativo y, por lo tanto, debería recibir dinero del estado). La justificación es que dos empresas que ganan los mismos beneficios deben pagar los mismos impuestos. Imaginemos que el impuesto de sociedades es del 30% de los beneficios y comparemos las dos empresas siguientes: la primera no gana dinero (es decir tiene cero beneficios) durante dos años seguidos. Los impuestos sobre los beneficios son cero. La segunda pierde 100 millones el primer año y gana 100 millones el segundo. Los impuestos del segundo año claramente deben ser de 30 millones pero, ¿y los del primer año, cuando sufre unas pérdidas de 100? Fijaos que si el primer año simplemente paga cero, los impuestos que acaba pagando la empresa son de 30 (cero del primer año y 30 del segundo suman 30). A pesar de que en los dos años la segunda empresa ha ganado lo mismo que la primera (es decir, las dos han ganado cero), la segunda empresa ha pagado 30 millones mientras que la primera no ha pagado nada. Eso parece claramente injusto.

Para solucionar esa injusticia, el gobierno podría pagar 30 millones a la segunda empresa el año en que pierde los 100 millones y cobrarle 30 millones en el año que gana dinero. Fijaos que en este caso, la empresa recibiría 30 millones el primer año y pagaría 30 millones el segundo. El pago total de impuestos sería cero, cosa que sería justa ya que sus beneficios globales sobre los dos años habrían sido de cero.

Es decir, para que haya equidad fiscal entre las empresas, el estado debería poner “impuestos negativos” (devolver dinero) a las empresas que tienen beneficios negativos.

En lugar de pagar los 30 a la empresa que pierde dinero, sin embargo, el estado le da un papelito que dice: “cuando usted vuelva a ganar dinero en el futuro, usted podrá dejar de pagar 30 millones”. Ese papelito se llama “crédito fiscal”. Fijaos que, en este caso, la segunda empresa paga cero impuestos el segundo año. Es decir, durante el segundo año, la empresa debería pagar 30 millones pero en lugar de hacerlo, utiliza el papelito valorado en 30 millones por lo que acaba no pagando nada. La suma total de impuestos es, pues, cero.

Es como si el papelito o “crédito fiscal” fuera un "vale" o un “activo” valorado en 30 millones que tiene la empresa, un "vale" que puede utilizar para pagar impuestos por valor de 30 millones el día que la empresa vuelva a tener beneficios.

Por cierto, fijaos que todo este problema existe porque los beneficios pueden ser negativos. La problemática no existe para los impuestos que gravan los salarios porque los salarios no pueden ser negativos.

Los Créditos Fiscales de la Banca Española

Todo el mundo sabe que la banca española ha perdido ingentes cantidades de dinero desde que empezó la crisis financiera que siguió a la explosión de la burbuja inmobiliaria. Por lo tanto, todo el mundo sabe que la banca española tiene ingentes cantidades de “créditos fiscales”, es decir, papelitos valorados en decenas de millones de euros. Concretamente, la banca española tiene acumulados créditos fiscales por valor de 51.000 millones de euros que les van a servir para pagar eso, 51.000 millones de euros menos en impuestos el día que vuelvan a tener beneficios.

Por otro lado, hay que recordar que la regulación bancaria (llamada regulación de Basilea) obliga a los bancos a tener unos X euros de capital por cada 100 euros que conceden en crédito. Antes de la crisis, ese X era 2 (dos euros de capital por cada 100 euros de crédito). La nueva regulación ha triplicado el requerimiento de capital. El problema es que antes de la crisis, la regulación de Basilea (llamada Basilea II) permitía que los bancos contabilizaran los activos-papelitos de créditos fiscales como si fueran capital y que la nueva regulación (llamada Basilea III) no lo permite. Los bancos españoles se han quejado repetidamente: “los reguladores nos obligan a aumentar el capital y, al mismo tiempo, no nos dejan contabilizar arbitrariamente esos 51.000 millones de euros que tenemos en forma de créditos fiscales”. Es una queja razonable ya que la anterior legislación se le permitía y la nueva regulación de Basilea III se está introduciendo poco a poco.

El problema para la banca española es que si no se permite contabilizar esos papelitos como capital, algunos bancos españoles no pasarán la barrera requerida por los reguladores.

Consejo de ministros de hoy

Total, que el consejo de ministros de hoy aprobará un decreto-ley según el cual se permite a los bancos contabilizar unos 31.000 millones de euros de créditos fiscales como capital. Una decisión salomónica a medio camino entre Basilea II y Basilea III, a medio camino entre no permitir que ninguno de los créditos fiscales contabilice como capital y que todos los 51.000 millones contabilicen.

Esa decisión pone de relieve dos cosas. La primera es la absoluta arbitrariedad de la regulación financiera. Todos los analistas que confían en los grandes reguladores a la hora de garantizar la estabilidad del sector financiero del mundo, que sepan que los reguladores toman decisiones arbitrarias.

Y segunda, que a partir de hoy, el sistema financiero español está sano. Lo dicen los ministros y lo dicen con un real decreto. Ya podemos dormir tranquilos.

Read 15920 times
Rate this item
(49 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner

twitter