HOMEBLOGSLas Recomendaciones del FMI para España
28 May 2014

Las Recomendaciones del FMI para España

Written by 

El Fondo Monetario Internacional publicó ayer un informe sobre la economía española. Se trata de un informe anual rutinario que el FMI hace para todos y cada uno de los países miembros bajo el llamado “Artículo IV del Convenio Consultivo del FMI”. Lo escriben los economistas del FMI encargados de monitorizar el país después de visitarlo (una visita que tiene el peculiar nombre de “misión”).

Esto quiere decir que se trata solamente de un informe consultivo y que sus recomendaciones son, eso, recomendaciones. No se trata, pues, de condiciones como las que tenía que cumplir España cuando estaba en medio de su proceso de rescate (o “crédito en condiciones favorables” como lo calificaba el ministro de Guindos). Entonces España estaba obligada a cumplir los requisitos (las “condiciones favorables”) del Memorandum of Understanding que contenía las prescripciones del FMI.

Una vez hecho este prolegómeno, decir que el informe afirma que la economía española mejora lentamente, aunque hay dos áreas que siguen preocupando: el elevadísimo paro y la creciente deuda pública. Para solucionar ambos problemas, es necesario que la economía española acelere su recuperación y crezca, cuanto antes, a ritmos mucho más elevados que los actuales. Y para acelerar el crecimiento y, a su vez, aliviar los problemas del paro y la deuda, el FMI hace cuatro tipos de recomendaciones.

Primera, “ayudar a las empresas a crecer, contratar e invertir”. Entre las medidas que se recomiendan aquí están la reestructurar de la deuda de las empresas viables que pueden quebrar por exceso de deuda (la idea es que hay muchas empresas que serían viables si no tuvieran que pagar las deudas en las condiciones que fueron contraídas y que evitar que esas empresas cierren es la mejor manera de hacer que el paro no siga aumentando). Aquí se pide un pacto de estado liderado por el gobierno pero que incluya a los bancos para que, de manera voluntaria, reestructuren la deuda. A los bancos les interesa porque, si no lo hacen, no van a cobrar. A las empresas les interesa porque les permite sobrevivir. Y al gobierno le interesa porque se ahorra pagar prestaciones de desempleo. Dado que uno de los grandes acreedores de esas empresas al borde de la insolvencia es el gobierno (las empresas adeudan impuestos y cotizaciones sociales), el FMI insta al gobierno a facilitar el pago de esas deudas a través de reestructuraciones favorables a las empresas.

En este epígrafe también se reclama a los bancos que se recapitalicen, pero les pide que no lo hagan a base de reducir el crédito sino a base de repartir menos dividendos y menos bonos a sus altos ejecutivos. El dinero ahorrado por esos conceptos se puede utilizar para ampliar capital. El FMI no dice qué se debe hacer si los bancos deciden no hacer caso.

Segunda, reducir las barreras regulatorias para impulsar el empleo y el crecimiento”. El FMI pone el exceso de regulación de la economía española como principal obstáculo al crecimiento económico. Literalmente dice: “La reducción de barreras regulatorias que constriñen la actividad de las empresas en España contribuiría a mejorar su eficiencia y aumentar el empleo. Esto, junto con la moderación salarial, ayudaría a asegurar que la recuperación se traduce en creación de empleo para los desempleados, más seguridad laboral para los empleados y menores costes de vida”. Menos regulación y más moderación salarial. Para reducir el exceso de regulación, el FMI da apoyo a la ley de mercado único que está impulsando el gobierno de España así como también la eliminación de las diferencias de contratos laborales. Muchos economistas españoles (entre los que destaca el Colectivo Jorge Juan de “NadaesGratis”) el FMI aboga por el contrato único para eliminar la dualidad laboral en España donde unos pocos trabajadores (los “insiders”) están protegidos mientras que los demás (“outsiders”) no tienen ningún tipo de protección y deambulan durante años de trabajo precario en trabajo precario. Además de liminar la flagrante dualidad del mercado laboral español, el contrato único debe permitir, según el FMI, adecuar los salarios a la productividad: un trabajador cobra más cuanto más productivo es y no cuanta más antigüedad tiene.

Tercera, “continuar una consolidación fiscal que favorezca el crecimiento y el empleo”. El FMI reconoce que España tiene que reducir su déficit fiscal pero que no todas las maneras de hacerlo son igualmente inteligentes(1). Algunas consolidaciones (como la llevada a cabo en España en 2012 por el gobierno del PP, con subidas salvajes de impuestos como IRPF e IVA y reducciones del gasto público) comportan reducciones en la tasa de crecimiento del PIB. Se deberían buscar maneras más inteligentes de reducir el déficit del sector público. Aunque no lo dice explícitamente, el FMI propone, entre líneas, una especie de “devaluación fiscal”: reducir los impuestos que encarecen la contratación de trabajadores (específicamente propone que la contratación de trabajadores no cualificados no pague cotizaciones sociales) y, a cambio, subir el IVA. Esto último no debería hacerse subiendo los tipos del IVA sino a base de cambiar la categoría de algunos (casi todos) los bienes que ahora pagan tipos reducidos para que pasen a pagar el tipo normal del 21%. La teoría es que los costes laborales en España los pagan las empresas que operan en España mientras que el IVA lo pagan todos los productos (incluidos los que vienen de Alemania). De esta manera, se abaratan los productos españoles en relación a los alemanes, cosa que se asemeja a una devaluación monetaria. De ahí el nombre “devaluación fiscal”. Expliqué con mucho más detalle el concepto de devaluación fiscal aquí, aquí y aquí.

Para aumentar la recaudación, el FMI también defiende las subidas de impuestos especiales o medioambientales. Finalmente también propone la reducción progresiva del impuesto de sociedades y mantener los tipos más altos del IRPF. La idea es que si se reduce el impuesto a los beneficios, habrá más empresas que inviertan y creen empleo.

Creo que el FMI aquí se equivoca. El IRPF es un impuesto que desincentiva particularmente el crecimiento económico y España tiene uno de los tipos más altos de Europa. España ha seguido la política (que el mismo Montoro hizo explícita en un discurso hace unos años) que consiste en hacer pagar a justos por pecadores: “si el IVA lo pagaran los que lo tienen que pagar, no lo tendríamos que subir tanto”, dijo en Julio de 2012. Es decir, como hay muchos que evaden o eluden impuestos, a los que pagan, les vamos a joder más. Además de ser profundamente inmoral, esta estrategia es ineficiente porque acaba con unos tipos impositivos altísimos (cosa que distorsiona la economía y reduce el crecimiento) y con una recaudación bajísima. Lo que debería recomendar es que el gobierno deje de escurrir a los ciudadanos que pagan dejando de lado los que no lo hacen y debería proponer maneras para luchar contra ese fraude. Esa es la mejor manera de aumentar la recaudación al mismo tiempo que se reducen los tipos impositivos. El FMI haría bien de analizar y explicarnos qué hacen los demás países a los que monitoriza para que España pueda adoptar las mejores prácticas que hoy se utilizan en el mundo. Solo una institución como el FMI, que controla la actividad fiscal del mundo, puede ayudar a España a luchar contra el fraude y la elusión fiscal.

Cuarta, “más apoyo de Europa”. La cuarta recomendación no es tanto para España como para Europa. Se pide, en particular, que el Banco Central Europeo promueva políticas que reduzcan el valor del euro en relación al dólar, el franco suizo, la libra esterlina, el yen o el yuan chino. Eso facilitaría las exportaciones de las empresas españolas. En un momento en que la demanda interna está bajo mínimos, es importante substituirla por la demanda exterior.

¿Cómo se reduce el valor de una moneda? Es decir, ¿cómo se deprecia? Pues aumentando la cantidad de dinero en circulación. Hay que decir que Mario Draghi ya ha anunciado que en la reunión del próximo día 5 de Junio introducirá medidas que van en esa dirección. No lo hace para depreciar el euro. Lo hace para luchar contra la deflación (resulta que para luchar contra la deflación también hay que aumentar la oferta de euros en circulación). Lo que pasa es que, aunque lo haga para luchar contra la deflación, la consecuencia es que el euro se depreciará. ¿Y qué es lo que parece que hará Draghi? En los pasillos de del BCE se rumorean tres posibles líneas de acción: (1) reducción de los tipos de interés que le cobra a los bancos cuando éstos le piden prestado dinero (ahora este tipo de interés, que se llama “refi”, está en el 0,25% y se espera que lo reduzca al 0,15% o 0,10%). (2) Reducción del tipo de interés que les cobra a los bancos cuando estos depositan su dinero en el BCE (ahora este tipo es cero por lo que reducirlo querría decir que pasa a ser negativo. Es decir, el BCE pasaría a cobrarles a los bancos por tener su dinero depositado en el BCE). (3) Un programa de créditos a los bancos a largo plazo con tipos de interés muy bajos. En 2012 el BCE implementó un programa llamado LTRO (“Long Term Refinancing Operations”) con el que concedía créditos a 3 años a los bancos con un interés del 1%. La idea era que los bancos cogieran ese dinero y prestaran a las empresas para reactivar la economía. Pero los bancos, cogieron el dinero y se lo prestaron a los gobiernos para financiar sus déficits insaciables. Pues bien, el BCE quiere condicionar el nuevo programa a que los bancos utilicen el dinero para financiar a pequeñas y medianas empresas. Tanto si el BCE hace (1), como si hace (2) o (3), la implicación es que la cantidad de euros en circulación aumentará. Ese aumento en la oferta de euros hará bajar el precio (o cotización) del euro en relación a otras monedas, que es lo que pide el FMI.

Resumiendo, las propuestas del FMI son poco controvertidas y, sobre todo, muy poco creativas. No aportan absolutamente nada de nuevo. Me hubiera gustado saber qué soluciones aporta el FMI al grave problema de la evasión y la elusión fiscal en España- En este sentido, el informe del FMI es una decepción.

(1) Esta era la propuesta número 10 de las 25 propuestas que hice en el post del 25 de mayo del 2012.

Read 13065 times
Rate this item
(29 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner

twitter