HOMEBLOGSCrisis (17): Liderazgo Alemán
15 February 2010

Crisis (17): Liderazgo Alemán

Written by 

Hoy empiezo con una confesión: cuando se discutía la conveniencia de adoptar la moneda única en Europa, yo pensaba que el euro era una mala idea por dos razones. La primera era que pensaba que llegaría el día en que algunos de los países de la zona euro estarían inmersos en una gran crisis económica al tiempo que los otros estarían en época de bonanza. Eso sería un problema porque la política monetaria que conviene a los que están en crisis es distinta a la que conviene a los que van bien pero, por definición, la política monetaria debe ser la misma para todos los que utilizan la misma moneda. Esa situación, pensé, podía generar unas tensiones entre países que acabarían siendo intolerables.

La segunda razón por la que pensaba que el euro era una mala idea era que histórica voracidad fiscal de países como España, Portugal, Grecia o Italia resultaba incómoda para países fiscalmente disciplinados como Alemania u Holanda hasta el punto de que podía suceder que los países disciplinados del centro acabaran pagando la factura de los excesos de la periferia. Es más, pensaba que el mero hecho de saber que acabarían siendo rescatados daba incentivos a los países periféricos a comportarse indisciplinadamente cuando llegara la crisis.

Y la crisis llegó. Y nos encontramos hoy día en la temida situación en que los países de la periferia están en recesión mientras que los del centro ya han salido de la crisis. Eso crea graves tensiones dentro de la zona euro porque la política monetaria que interesa a Alemania no es la misma que la que interesa a España. Por ejemplo, a Alemania ya le interesa que los tipos de interés de la zona euro empiecen a subir para evitar futuras tensiones inflacionistas, cosa que impediría que España saliera de la profunda recesión en la que se encuentra.

Y no sólo llegó la crisis sino que también llegó el momento en que los países indisciplinados generaron unos déficits fiscales tan extravagantes que los mercados de crédito ven cada vez más difícil de que los puedan pagar. De momento, Grecia tiene que afrontar unos pagos en las próximas semanas y nadie sabe exactamente de donde saldrá el dinero. Y tal como cabía esperar, todo el mundo mira hacia la economía más solvente de Europa para que pague la factura: Alemania.

Resumiendo, todos los temores que me llevaron a concluir hace 10 años que el euro era una mala idea se han cumplido. Dicho esto, hoy día pienso que la existencia de la moneda única puede ser muy positiva para los países indisciplinados. Me explico. Uno de los aspectos más positivos del proceso de europeización de España es que permitió hacer necesarias e importantes reformas bajo la excusa de que “Europa lo requería”. Por ejemplo, los criterios de Maastricht para entrar en el Euro requerían que el déficit fiscal fuera inferior al 3% del PIB. La reducción del déficit impuso una disciplina a los sucesivos gobiernos españoles que acabó beneficiando a todo el país. Cuando los diferentes grupos de presión se dirigían al gobierno pidiendo subsidios y ayudas, el gobierno se podía negar con la excusa perfecta: “yo te daría el dinero, pero Europa no me lo permite”. Bajo la excusa de Europa se eliminó el déficit fiscal, se redujo la deuda pública, se redujo la inflación hasta niveles civilizados y se bajaron tipos de interés. Todo eso fue positivo.

España se encuentra ahora en una encrucijada parecida: existe una profunda crisis y las demandas sociales de todo tipo de grupos de presión impiden que se tomen las dolorosas medidas necesarias para salir del atolladero. Es decir, España tiene un preocupantemente bajo nivel de competitividad: la productividad de los trabajadores es demasiado baja para justificar el salario que cobran. Algunos analistas abogan por las reducciones salariales. Yo discrepo. Yo abogaría por aumentar las inversiones en productividad. Para ello, hacen falta reformas profundas que van a encontrar la oposición de importantes grupos de presión: habrá que reformar el sistema educativo y eso molestará a los profesores, habrá que reformar el mercado laboral y eso contará con la oposición de los sindicatos, habrá que reducir el exceso de regulación y eso fastidiará a ecologistas, habrá que reformar el sistema financiero y eso incomodará a la gran banca, habrá que reformar el estado del bienestar y eso alienara a los progresistas. Pero a pesar de que todas y cada una de las reformas necesarias van a levantar ampollas a uno o más grupos de presión social y política, es imperativo que las reformas se lleven a cabo.

¿Cómo se pueden llevar a cabo tan impopulares medidas cuando los líderes políticos son incapaces de enfrentarse a los lobbies por miedo a las repercusiones electorales? Pues muy sencillo: como ya pasó en los años noventa, ¡dándole las culpas a Europa! Es decir, Europa (y sobre todo Alemania) debería aprovechar la situación de dependencia en la que se encuentran Grecia, España, Portugal e Italia para exigir que estos países tomaran las dolorosas y necesarias medidas para salir de la crisis. Los gobiernos de estos países, por su parte, deberían aprovechas esas imposiciones europeas para sacarse de encima la presión que sufren por parte de los lobbies interesados.

Estamos ante una situación excepcional que puede convertirse en catastrófica si no se toman decisiones valientes. Una vez más, la falta de liderazgo en España puede ser substituida por algo que hace tiempo que ha funcionado en Europa: el liderazgo alemán.

Read 21470 times
Rate this item
(0 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner