HOMEBLOGSFrançois Hollande: ¡en Francia también mienten!
07 November 2012

François Hollande: ¡en Francia también mienten!

Written by 

 

Cuando François Hollande ganó las elecciones, Francia tenía un grave problema económico:

“El gasto público en Francia está por encima del 56% del PIB (la media de la OCDE es del 43%, España tiene el 41%, Alemania y Gran Bretaña el 50%). El gasto público francés está incluso por encima del de Suecia. Francia tiene casi el doble de funcionarios per capita que Alemania (90 funcionarios por cada 1.000 habitantes en comparación de 50 en Alemania).

El estado del bienestar en Francia es insostenible como lo era en Alemania o Suecia (o España). Pero Alemania hizo reformas hace una década, obligada por los grandes costes de la reunificación. Suecia hizo reformas obligada por la crisis del 1993. España está haciendo las reformas ahora, obligada por la crisis actual. Francia, de momento, sigue con su orgía derrochadora y, aunque los candidatos prometan que eso va a seguir, se verá obligada a hacer reformas y recortes, gane quien gane las elecciones. El problema es que va a tener que hacerlo en un entorno en que las empresas más productivas se están escapando de Francia a ritmos acelerados (y el ritmo se va a acelerar todavía más si el nuevo gobierno intenta subir drásticamente los impuestos a los ricos como ya han anunciado los candidatos).

La deuda pública francesa se sitúa por encima del 90% del PIB y subiendo rápidamente debido a un déficit público de 5,2% del PIB. 5,2% no es el déficit de España, pero tampoco es para lanzar cohetes. Las empresas de rating se están ya cuestionando la credibilidad de Francia e incluso una de ellas ya le ha quitado la AAA. Poco a poco, Francia está dejando de estar en el centro del euro para situarse en la periferia.

Siendo como es todo eso un problema, no es el problema mayor. El problema real de Francia es el de la decreciente competitividad, que no solamente es baja sino que sigue cayendo en picado. Durante la última década, los costes laborales unitarios han subido un 21% en Francia y solamente un 5% en Alemania. No es de extrañar que las exportaciones francesas se hayan estancado en un momento en el que las alemanas llegan máximos históricos.”

Esto es lo que escribía yo en este blog el 7 de abril de este año. Aún no se sabía si Sarkozy seguiría como presidente o sería substituido por Hollande. Por lo tanto, añadía:

Es verdad que si gana Hollande y éste intenta implementar sus populistas medidas fiscales (75% de IRPF a los megaricos es una medida populista que no va a conllevar ningún aumento de recaudación pero va a enviar un mensaje a las grandes empresas francesas -y Francia es el país europeo que más grandes empresas de éxito tiene en el mundo- que los negocios no son bienvenidos y que es mejor que se vayan a otros países), la catástrofe puede ser mayúscula. Ahora bien, Hollande y el partido socialista tienen una ventaja sobre Sarkozy: al no estar gobernando ahora, pueden llegar al poder y decir aquello tan clásico, aquel truco del almendruco utilizado por todos los nuevos gobiernos: “Después de llegar al gobierno hemos visto que la cosa estaba peor de lo que creíamos por lo que vamos a hacer todo lo contrario de lo que habíamos prometido. Nous sommes désolés!”

Eso es lo que escribía yo en Abril de 2012. Como todos sabéis, Hollande ganó las alecciones y, tal como estaba previsto, ha anunciado que va a hacer exactamente lo contrario de lo que había prometido. Esta misma semana, Hollande ha anunciado recortes en los tipos impositivos de las empresas por valor de 20.000 millones de euros y una subida del IVA para compensar. Es decir, Hollande se ha dado cuenta de que, tal como decimos arriba, su economía no tiene competitividad y que castigando fiscalmente a las empresas lo único que ha conseguido es una huída masiva de capitales que amenazan con arruinar el país y, lógicamente, ha tenido que dar marcha atrás.

Cuatro lecciones: primera, la mentira política es una patología universal y no solamente española. España no es el único país donde uno puede decir lo que le da la gana para ganar las elecciones sabiendo que después va a hacer lo contrario y no pasa nada.

Segunda, el truco del almendruco de “la cosa está peor de lo que esperábamos por lo tanto haremos lo contrario de lo que habíamos prometido” (truco utilizado por, entre otros, Mariano Rajoy en España) es un truco sobado... pero que sigue funcionando para engañar al personal.

Tercera, el socialista Hollande baja los impuestos de las empresas y el “liberal” Rajoy los sube. ¡El mundo al revés!

Y cuarta, Hollande no se ha dado cuenta de que el verdadero problema es el gasto público exagerado. Aunque la reducción de la carga impositiva a las empresas francesas va en la dirección correcta, eso no va a ser suficiente para solventar la alarmante falta de competitividad de Francia. La competitividad no se arregla dando unos caramelos fiscales a las empresas sino reduciendo el masivo tamaño del estado que obliga a mantener unos impuestos elevadísimos que hacen que los costes del país sean demasiado elevados y las empresas pierdan mercados internacionales y, por lo tanto, reduzcan puestos de trabajo.

 

Read 42237 times
Rate this item
(41 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner