HOMEBLOGSPues ha resultado que Laporta era inocente: ¿¿¿Y ahora qué???
22 February 2013

Pues ha resultado que Laporta era inocente: ¿¿¿Y ahora qué???

Written by 

Entre tantas discusiones sobre corrupción, espionajes y peleas políticas callejeras, durante estos últimos días ha habido una noticia muy importante que, paradójicamente, ha quedado sepultada en un segundo término en la prensa de nuestr o país: ¡la fiscalía superior de Catalunya ha emitido una resolución decretando el archivo de todas las diligencias contra Joan Laporta!

La cosa empezó cuando el Sr Nicolás Marín Oriz (uno de aquellos socios misteriosos que aparecen de tanto en cuando por can Barça para poner querellas), decide denunciar a Joan Laporta por, entre otras cosas, haber gastado 6,5 millones de euros del Barça para usos personales a través de una tarjeta VISA que el Barça había dado al chófer y escolta del presidente (cenas en el Botafumeiro, fiestas en el Luz de Gas, entradas por el concierto de U2 y dispendios de todo tipo). También lo acusa de haber utilizado a los abogados del club para defender causas privadas y pagar un sobreprecio por los terrenos de Viladecans con el objetivo de obtener comisiones por la compraventa.

Pues bien, el pasado 15 de Enero y después de tres años de dedicar recursos públicos a investigar, la Fiscalía Superior de Catalunya decidió archivar el caso: el fiscal dice que no hay evidencia de despilfarro, ni de mala utilización de las tarjetas VISA (que, por cierto, no eran 6,5 millones sino 83.000 euros entre los 5 miembros de seguridad en dos años), ni de dispendios descontrolados, ni de utilización de abogados del Barça en beneficio privado. Y con respecto a los terrenos de Viladecans (unos terrenos que, recordémoslo, la junta devaluó en 11 millones de euros todo imponente unas pérdidas en el ejercicio del 2010, el último de Joan Laporta a la presidencia!), el fiscal superior de Catalunya dice que fueron comprados a un precio justo y razonable a través de un proceso transparente y perfectamente documentado. Joan Laporta, pues, es inocente de todos los cargos. Además, esta resolución se inapelable por lo cual ya no hay posibilidad de cambiarla: ¡Laporta es inocente, punto y final!

Todo eso me lleva a hacer tres reflexiones. Primera, me vienen en la cabeza las personas que han sufrido las falsas acusaciones durante todos estos años. Naturalmente, me pienso Joan Laporta, pero también en todos sus directivos (entre los que tronco yo) y sus familias (entre las que hay la mía) que hemos tenido que sufrir las calumnias y las acusaciones que ahora se ha demostrado que eran mentira. Se dice que en un estado de derecho, los ciudadanos son inocentes hasta que no se demuestra su culpabilidad. Pues bien, aquí ha habido una persecución contra un grupo de ciudadanos que fuimos condenados mediáticamente, sin pruebas, sin indicios y sin ninguna sentencia de ningún tipo. Las consecuencias de todas estas falsas acusaciones han sido, por una parte, el padecimiento de nuestras familias y de nosotros mismos, y de la otra, la pérdida de dinero y prestigio ya que nuestros nombres han sido ensuciados falsamente. Ahora que se ha demostrado que todo era mentira, la gente que nos ama podrá volver a dormir tranquila, orgullosa del gran trabajo que hicimos al construir y dejar en herencia para nuestros sucesores, el mejor Barça de la historia.

Segunda, me vienen a la cabeza los acusadores. Los falsos acusadores. Toda la gente que, sin pruebas y basándose en rumores y filtraciones interesadas, nos condenó públicamente: artículos en doble página publicados en los principales diarios de Catalunya donde se mostraban los supuestas facturas ilegales, programas de radio y televisión donde presentadores y tertulianosse ensañaban con Laporta, opinadores de miles de páginas web que, escondidos detrás del anonimato, insultaban y acusaban de despilfarro, robo y todo tipo de delitos. A todos ellos me gustaría decirlos: ¡reflexionad! La presunción de inocencia no es una frase que uno pronuncia al principio de la discusión, para saltársela 10 segundos después haciendo acusaciones sin fundamentos. La presunción de inocencia es un derecho que se viola constantemente. Un derecho que habéis violado constantemente. Y la pregunta que yo os hago es: ¿y ahora que se ha demostrado que todas vuestras acusaciones eran falsas, qué pensáis hacer? ¿Escribiréis artículos en doble página reconociendo vuestro error? O callaréis cobardemente esperando que el tiempo esconda vuestro comportamiento poco ético. Espero con interés vuestra reacción.

Y finalmente, me viene la cabeza el Sandro Rosell. En la asamblea de compromisarios del 2010, antes de enfrentar al socio a la votación por la acción de responsabilidad contra Joan Laporta en la que, según el propio presidente, era la “votación más importante de la historia del Barça” él, su junta y un señor de la empresa auditora KPMG se dedicaron a mostrar a los socios unos documentos que supuestamente eran un resumen de una misteriosa “due dilligence” y que demostraban, entre otras cosas que Laporta y sus directivos habían despilfarro dinero del club, habían hecho un uso ilegítimo de la tarjeta VISA y que habían pagado sobreprecios y comisiones ilegales por los terrenos d Viladecans. Ya he explicado en otros artículos que aquellos documentos no eran ningún resumen de la “Due Dilligence” y que toda aquella comedia era innecesaria porque la acción de responsabilidad contra Laporta no tenía nada a ver con si había habido despilfarros o no. Y que, por lo tanto, toda aquella información irrelevante se dio con el único objetivo de irritar al socio e inducirlo a votar contra Laporta.

Pues bien, aparte de que era irrelevante y sólo buscaba decantar el voto del socio, la resolución del Fiscal General de Catalunya nos dice que, además, ¡resulta que aquella información era FALSA! Y eso es muy grave porque quiere decir que el socio votó engañado, acondicionado por una información que ha resultado ser mentira!!! Y pienso que eso tendría que llevar al Barcelonismo en general y a la actual junta directiva en particular a reflexionar: ¿con qué LEGITIMIDAD (no legalidad, legitimidad) puede llevarse a un expresidente en los tribunales cuando la autorización de los socios se obtuvo después de presentar unos hechos que han resultado ser falsos?

Sandro Rosell tiene que preguntarse seriamente si, a la vista de que la fiscalía ha dado la razón a Joan Laporta (y que, por lo tanto, cada vez está más claro que la demanda de responsabilidad contra él no saldrá adelante), él personalmente tendría que retirar la demanda contra su antecesor. Ahora ya no vale esconderse bajo las faldas del socio y de la asamblea para hacer ver que el presidente no toma las decisiones importantes. Ahora es la hora de que el presidente asuma el liderazgo del club y solucione de una vez por todas el problema que él mismo creó en la asamblea del 2010.

Una de sus promesas electorales estrella (reflejada en su lema “todos somos el Barça”) era que llevaría la unión del Barcelonismo después de las divisiones supuestamente creadas por Joan Laporta. La realidad, sin embargo, es que desde que ha llegado a la presidencia, estamos más divididos que nunca. Si Rosell sigue pensando que unir el Barcelonismo es un valor que hay que preservar, ahora tiene una magnífica oportunidad para demostrarlo: reconociendo que la asamblea del 2010 fue un grave error y retirando la demanda contra Joan Laporta.

Read 41823 times
Rate this item
(36 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner