HOMEBLOGSRegla de Oro y Déficit Público
18 February 2012

Regla de Oro y Déficit Público

Written by 

El déficit público se acabaría en un MINUTO si los seres humanos tuviéramos la decencia de seguir la “regla de oro”, una de las únicas reglas en la que están de acuerdo todas las grandes religiones: “no quieras para los demás lo que no quieras para tí”.

¿Verdad que no nos gustaría que las generaciones anteriores hubieran alargado más el brazo que la manga y nos hubieran dejado a nosotros las facturas para pagar sus excesos? Pues fíjense que eso es exactamente lo que hacemos nosotros cuando nuestro gobierno se endeuda: les dejamos las facturas a nuestros herederos. La regla de oro dice que si no nos gustaría que nuestros antecesores nos hicieran eso, lo ético es que nosotros no lo hagamos con nuestros hijos.

Y la regla de oro no es una cuestión cristiana, que también. Jesucristo la menciona en el Evangelio según San Mateo: “todas aquellas cosas que quisierais que los hombres os hagan, obradlas asimismo con ellos: pues ésta es la ley y los profetas”. San Mateo, capítulo 7, versículo 22

Pero también lo menciona Confucio cuando le preguntaron si había un valor con el cual poder actuar a lo largo de la vida dijo: “nunca obres con los demás lo que no quieras que obren contigo (Confucio 15:23).

Las Gathas de Zaratrusta dice "Un estado que no sea agradable o placentero para mí, tampoco lo será para él; y ¿cómo puedo imponer a los demás un estado que no me resulta agradable ni placentero para mí?" Sanyutta Nikaya V, 353.35-342.2.

El Talmud judío dice ¨No obres con los demás aquello que no desees que obren contigo." Rabin Hillel, Shabbat 31a.

El Corán musulmán dice "Ay de los que escatiman, esos que, cuando se miden con la gente, dan la medida completa, más cuando miden o pesan para ellos, la soslayan." 83:1-3, Mahoma.

Las escrituras budistas señalas que "Un estado que no sea agradable o placentero para mí, tampoco lo será para él; y ¿cómo puedo imponer a los demás un estado que no me resulta agradable ni placentero para mí?" Sanyutta Nikaya V, 353.35-342.2.

La “ética de la reciprocidad” es, pues, una regla de comportamiento universal, pero una regla que violamos constantemente cada vez que nuestro gobierno se endeuda y le pasa la factura a las generaciones siguientes. La regla de oro(*), una regla de comportamiento universal que, si se usara más a menudo, nos llevaría a solucionar muchos de nuestros problemas.

(*) La regla de oro se utiliza a menudo en la teoría del crecimiento económico para analizar la deseabilidad de determinadas políticas con efectos intergeneracionales,

Read 42688 times
Rate this item
(5 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner