HOMEBLOGS¡¡¡Basta de Mentiras, Señores Ministros!!!
22 March 2012

¡¡¡Basta de Mentiras, Señores Ministros!!!

Written by 

Cuando los ministros de economía españoles se pasean por Europa explicando la situación financiera de España, tienden a dar el mensaje de que la administración central hace los deberes y que el problema fiscal está en las autonomías. Hace unos días ya expliqué que, a pesar de que el déficit de la administración central es representa el 60% del total, el gobierno había conseguido vender el mensaje exactamente inverso: el problema fiscal es culpa de las autonomías. ¿Cómo consiguió vender el mensaje exactamente contrario a la realidad? Pues no hablando de quien tiene un déficit más grande sino de quien se desvió del objetivo (un objetivo, por cierto, unilateralmente impuesto por el gobierno central). Así, a base de cambiar el tema de discusión, a base de no hablar de quien genera más déficit sino quien se desvía más de su objetivo, se consigue transformar la imagen de lo que está sucediendo: la mayor parte de la responsabilidad no es del gobierno central sino de las autonomías.

Hoy voy a explicar otro truco de prestidigitación contable utilizado por el gobierno central para “demostrar” ante la prensa, ante los jefes europeos y ante la opinión pública que quien realmente está haciendo los deberes es él y no las comunidades autónomas. Durante el último año de mandato socialista, la ministra Salgado no se cansó de repetir que el gasto público de la administración central bajaría casi un 16% en 2011 y que las autonomías debían hacer unos recortes similares. Hace unos días se ha publicado la noticia de que, efectivamente, la administración central del estado redujo sus gastos en un 15,9% mientras que las indisciplinadas CCAA “solamente” habían recortado un 4,5% (ver por ejemplo la noticia publicada en 5 Días).

Puesto así, podría parecer que el gobierno central está haciendo un esfuerzo monumental para reducir el déficit a base de reducir el gasto. Pero un análisis un poco más detallado demuestra un paisaje un poco distinto. Y es que durante el 2011 entraron en vigor la totalidad de mecanismos del nuevo sistema de financiación de las comunidades autónomas. Es verdad que el modelo se aprobó en diciembre de 2009, pero como los presupuestos de 2009 y 2010 ya estaban aprobados, durante esos dos años los ingresos y los gastos se contabilizaron a la manera antigua y, desde el punto de vista contable, el nuevo sistema de financiación no entró en vigor hasta 2011.

¿Por qué es importante eso? Pues porque el nuevo sistema de financiación subió el porcentaje del IVA e IRPF que van directamente a las autonomías que pasó del 35% al 50%. Eso quiere decir que, en 2010, si los ciudadanos de una comunidad (para ser concreto, Catalunya) pagaban 100 euros de IVA, 35 de esos euros se contabilizaban como ingreso de Catalunya y 65 euros era ingreso de la administración central. Una parte de esos euros recaudados por la administración central eran transferidos a Catalunya para que pudieran hacer frente a los gastos de sanidad y educación. Imaginemos que el estado enviaba 15 euros más a Catalunya por ese concepto. Pues bien, en 2010, la contabilidad del estado decía que el gobierno central había ingresado 65 y de éstos, 15 se habían GASTADO en Catalunya.

Con la nueva ley de financiación autonómica, en 2011 Catalunya se apunta directamente 50 de ingresos en lugar de 35. Imaginemos que se siguen gastando 50 en sanidad, igual que pasaba en 2010. En 2010, el gobierno central se apuntaba 65 de ingresos y gastaba 15 en una transferencia a Catalunya. En 2011, catalunya recauda esos 15 extras directamente por lo que el gobierno central deja de ingresar 15 y ¡DEJA DE GASTAR 15! Es decir, a pesar de que el gasto total en sanidad sigue siendo de 50, la contabilidad dice que el gobierno central HA REDUCIDO SU GASTO cuando en realidad todo ha sido un cambio contable que recalifica lo que antes era una transferencia del estado a la CCAA en ingreso directo de la CCAA. El gobierno no ha reducido ningún tipo de gasto, no ha hecho ningún tipo de recorte y no ha tenido ningún tipo de disciplina fiscal pero, alehoop!, con este truco de magia, la contabilidad dice que su gasto se ha reducido un 15%.

Para ver el esfuerzo real que hizo la administración central a la hora de recortar gastos de verdad, podemos mirar cómo hubiera sido del resultado de 2010 usando el criterio contable de 2011. Es decir, si de los gastos del gobierno central de 2010 le quitamos las transferencias que bajo el nuevo sistema van directamente a las autonomías (se puede encontrar en la página 310 de Informe Económico y Financiero 2011,  -y restando los datos del Fondo de Compensación Interterritorial, página 323), obtenemos que EN 2011 LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL NO REDUJO EL GASTO UN 15,9% SINO SOLAMENTE EN UN 1,8% (*).

Pero la cosa no acaba aquí porque el modelo de financiación y el FCI solamente representan el 60% de las transferencias que el estado hace a las comunidades autónomas para su financiación. El problema es que el otro 40% también se ha reducido. Es decir, una parte de lo que la administración central dice que es reducción de su gasto es, en realidad, reducción de otras transferencias a las comunidades autónomas. Si se tiene en cuenta esas reducciones (se pueden encontrar en la página 323-325 del Informe Económico y Financiero 2011), entonces llegamos a la conclusión de que no sólo EL GOBIERNO CENTRAL NO HA REDUCIDO SU GASTO EN UN 15,9% COMO DICE SINO QUE, EN REALIDAD, EL GASTO HA SUBIDO UN 2,6%!!!

REPITO: el gobierno central NO ha reducido su gasto sino que lo ha aumentado un 2,6%!!!

La ministra Salgado se paseaba por Europa dando la imagen de que la administración central del estado estaba haciendo recortes importantes mientras que las manirrotas autonomías eran incapaces de llevar a cabo los recortes que venían impuestos de Europa. ¡Qué gran mentira! Los datos hechos públicos por el propio gobierno, una vez analizados cuidadosamente, demuestran que la realidad es exactamente la contraria.  Una vez más, la prestidigitación contable hace que el diagnóstico del problema esté completamente equivocado. Y con un diagnóstico equivocado no se puede curar al paciente.

(*) Estos cálculos excluyen el pago de intereses. Si se incluyen los intereses, el gasto del gobierno central solamente baja un 0,4%.

 

Read 44568 times
Rate this item
(52 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner