HOMEBLOGSBalance Económico del Año que acaba (2): Estados Unidos
28 December 2012

Balance Económico del Año que acaba (2): Estados Unidos

Written by 

 

La economía norteamericana acaba el año con algunos datos francamente positivos: Por un lado, el mercado inmobiliario, cuyo colapso fue el que a la postre detonó la crisis financiera en 2007-2008, se está recuperando con cierta fuerza (el precio de la vivienda lleva ya dos años consecutivos de subidas según los índices de Case-Shiller y FHFA). Por otro lado, el sector corporativo es muy competitivo tras las reformas realizadas a raíz de la crisis y tiene las arcas repletas de dinero (los empresarios no quieren volver a verse atrapados por un sistema financiero que puede dejarles sin acceso al crédito en cualquier momento por lo que han optado por acumular dólares en previsión). Como aspecto positivo también destaca que numerosas empresas manufactureras están devolviendo sus fábricas a Estados Unidos (un proceso que los americanos llaman de “re-shoring”) después de enviar la producción a países emergentes en los últimos años. Y, a diferencia de los europeos, los bancos norteamericanos han hecho profundas reformas, han provisionado ya cantidades ingentes de pérdidas y se han recapitalizado masivamente. La innovación norteamericana sigue su curso y las grandes empresas de  servicios (diseño, ingeniería, arquitectura, etc) están siendo solicitadas en todos los países emergentes. El sector privado de los EEUU (tanto el corporativo como el financiero), pues, parece gozar de relativamente buena salud, a pesar de que el ritmo al que crea empleo no es tan elevado como sería deseable.

El talón de aquiles de la economía norteamericana es el gigantesco déficit público y el “precipicio fiscal” que se avecina. En un post del pasado 26 de Octubre ya expliqué el origen del “precipicio fiscal” y qué pasará si el congreso y el presidente Obama no se ponen de acuerdo: si no se hace nada, la ley “budget control act 2011” aprobada en Agosto del año pasado impondrá se producirá automáticamente un aumento del impuesto sobre la renta, del impuesto del patrimonio y del impuesto de sociedades el 1 de Enero. Básicamente o que se hace es eliminar los recortes introducidos por Bush en 2001 y 2003. Por el lado del gasto,entrarán en vigor unos recortes (“sequestration” en inglés): la mitad de los recortes tendrán lugar en el sector militar y el resto en los programas sociales, seguridad social y Medicare (sanidad pública para ancianos). Combinados, los aumentos de impuestos y los recortes de gastos van a tener un impacto en el déficit de cerca del 5% del PIB. Y todo eso entrará en vigor de manera automática, por ley, y la única manera de evitarlo es que el congreso apruebe un plan multianual alternativo que reduzca el déficit en 1,2 billones (trillones americanos) en los próximos años. Y eso es lo que se está intentando negociar en los últimos días.

Las negociaciones estuvieron paradas a causa de las elecciones, pero el varapalo que los republicanos se llevaron con la victoria de Obama ha decantado el poder de negociación a favor del presidente. Los analistas han llegado a la conclusión de que se llegará a un acuerdo en el que los republicanos cederán. Todas las encuestas indican que el pueblo norteamericano culpa a los republicanos de la falta de acuerdo y eso lo saben ellos y lo sabe el presidente. Por lo tanto, es de esperar que se logre un acuerdo y que el acuerdo esté bastante cerca de lo que quieren los demócratas. Por lo tanto, el acuerdo presupuestario se hará con unas mayores subidas de impuestos sobre las rentas más altas y menos recortes sociales y la austeridad será menor de la que dice la “Budget Control Act 2011”. El problema es que cada vez que se anuncia que un acuerdo es inminente, las negociaciones se rompen. Parece que el último contencioso está en la definición de renta alta a partir de la cual se van a subir los impuestos: Obama quiere que sea a partir de 250.000 dólares y los republicanos a partir de un millón. Parece que Obama está dispuesto a ceder hasta los 400.000, pero todavía no hay acuerdo.

Los mercados de capitales viven tranquilos porque, a pesar de la incertidumbre, todo el mundo da por hecho de que el acuerdo va a llegar. Es posible que no llegue antes del 1 de enero. Si no llegara el dia 1 sino un poco después, no pasaría nada. El 1 de enero los aumentos de impuestos y las reducciones de gasto entrarán en vigor de forma automática, pero eso no NO ES IRREVERSIBLE ya que congresistas y presidente, en lugar de legislar un aumento de impuestos a los ricos, tendrán que legislar una reducción para los pobres (porque los aumentos de impuestos automáticos ya estarán vigentes), cosa que, desde el punto de vista económico, es equivalente. Por lo tanto, ya sea antes o después del 1 de enero, el acuerdo es más que probable.

Lo que está claro es que el gran problema de la economía norteamericana es el déficit fiscal del gobierno. Claramente ese es un agujero negro que se tiene que arreglar. Y hágase como se haga, tendrá consecuencias contractivas sobre los Estados Unidos y, por ende, sobre la economía mundial entera.

 

Read 35932 times
Rate this item
(14 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner