HOMEBLOGSCoronavirus: Confinamiento... y ahora qué?
13 March 2020

Coronavirus: Confinamiento... y ahora qué?

Written by 

Las autoridades sanitarias de varios países han decretado un primer estadio de confinamiento de la población para reducir la velocidad a la que se esparce el nuevo coronavirus COVID-19. Yo aplaudo enfáticamente esta decisión. Pero son muchos los que se preguntan si estas medidas funcionarán. Al ser un virus nuevo (en el sentido de que hace poco que ha hecho la mutación que le permite afectar a los humanos), lo cierto es que los expertos no tienen demasiados datos con las que trabajar para saber qué hay y qué no hay que hacer.

Algo que sí sabemos es que el primer país que sufrió la epidemia fue China y, por lo tanto, la experiencia de este país es el único que tenemos como guía. En este sentido, los doctores Zunyou Wu, y Jennifer M. McGoogan han publicado un estudio(*) en el Journal of the American Medical Association donde dan unos datos interesantes e importantes. Durante el grueso de la epidemia en Wuhan, las autoridades chinas entrevistaron a todos y cada uno de los infectados y determinaron la fecha en que se infectaron. De este modo pudieron estimar cuánta gente nueva infectaba DE VERDAD cada día desde el 8 de diciembre hasta finales de febrero. El resultado aparece en forma de columnas de color gris en el gráfico adjunto.

La razón por la que es importante conocer el número de personas que se infecta DE VERDAD cada día es que las autoridades desconocen este dato cuando están tomando decisiones. Ellas sólo conocen el número de infectados DETECTADOS cada día pero no el numero REAL. Pero como expliqué el otro día, el número de infectados DETECTADOS no es el mismo que el número de infectados totales DE VERDAD ya que hay muchos INFECTADOS QUE NO SON DETECTADOS. En el gráfico adjunto se muestra el número de detectados con columnas naranjas. Vemos que las columnas de color naranja (detectados) son diferentes a las de color gris (infectados de verdad).

El gráfico nos muestra, por ejemplo, que el día 23 de enero se infectaron cerca de 2500 (columna gris) de los cuales solamente se detectaron 300 (columna naranja). Es decir, el día 23 de enero se infectaron 2.250 personas que no se diagnosticaron. Eso mismo pasaba cada día durante aquella semana (es decir, cada día había muchísimos infectados que no se detectaban) pero hablo menciono concretamente el día 23 de enero porque aquel fue, precisamente, el día en que las autoridades decidieron cerrar la ciudad de Wuhan y confinaron todos sus ciudadanos.

EL gráfico nos muestra un número de lecciones interesantes. Primera, es interesante señalar que los chinos confinaron toda una megápolis del tamaño de Wuhan cuando el número total de diagnosticados por coronavirus era de unos cuantos centenares! No esperaron a ser 1.000, o 10.000. Cuando detectaron 500 infectados adoptaron drásticas medidas de confinamiento.

 

Segunda, y más importante, el número real de infectados empezó a bajar JUSTO DESPUÉS DE EMPEZAR EL CONFINAMIENTO y de manera casi inmediata. Es decir, el confinamiento no solo es una medida que funcionó sino que tuvo impacto casi inmediato. Es por eso que tenemos que aplaudir a las autoridades (en España, en Catalunya o en el País Vasco) que han tenido la valentía de tomar una decisión tan impopular como es el cierre de escuelas, comercios, campos de fútbol o gimnasios. En el mismo sentido hay que condenar a los políticos que se han reído de esas medidas acusando a los que las tomaban de “querer tomarse unas vacaciones”. También son preocupantes las imágenes de decenas de miles de coches en las autopistas de salida de Madrid, momentos después de que las autoridades locales recomendaran el confinamiento.

Tercera, es verdad que en China se impusieron medidas de confinamiento radicales que incluían la violencia policial hacia cualquier ciudadano que salía de casa. Y también es cierto que, afortunadamente, nuestros gobiernos no han ido (ni pueden ir) tan lejos. Ahora bien, la lección de China es que el confinamiento funcionó de manera casi inmediata y, por lo tanto, nosotros deberíamos voluntariamente lo que los chinos tuvieron que hacer por la fuerza: quedarnos en casa y limitar las interacciones sociales aunque la policía no nos amenace violentamente tal y como hacían allí. Si nos quedamos en casa un par o tres de semanas, la epidemia bajará y finalmente desaparecerá. Por el contrario, si aprovechamos "las vacaciones" para ir de fiesta y eludir el confinamiento, la cosa empeorará durante semanas o meses.

Finalmente, el gráfico nos muestra que, a partir del día 23 de enero, el número real de casos en China comenzó a bajar ... PERO EL NÚMERO DE DIAGNOSTICADOS SIGUIÓ AUMENTANDO HASTA EL 4 DE FEBRERO, es decir, 12 días más tarde !!! Si la epidemia sigue el mismo patrón en nuestro país, esto significa que a partir del momento que la gente se confine, durante las siguientes dos semanas el número de infectados seguirá aumentando de manera dramática a pesar de que el número real de infectados ya estará empezando a bajar. Esto hará que aparezca mucha gente que pondrá en duda la eficacia de las medidas de confinamiento adoptadas por nuestros gobiernos y se calificará de incompetentes las autoridades sanitarias. Y esto será un error porque estos críticos estarán mirando el número de DETECTADOS y no el número de infectados DE VERDAD. Y el número de infectados diagnosticados aumentará pero no porque el problema estará empeorando sino simplemente que el número de personas a las que se administrarán los tests será cada día mayor. A pesar de que el número de infectados DETECTADOS irá aumentando, pues, el número de infectados DE VERDAD seguramente ya estará bajando. Y aunque lo deberíamos celebrar, no lo celebraremos porque no lo sabremos hasta que los médicos analicen los datos de manera retrospectiva dentro de unos meses.

Conclusión: la restricción de nuestra movilidad y la reducción de nuestros "contactos sociales" son mecanismos de contención del coronavirus han funcionado en otros países. Y aquí también funcionarán aunque durante los próximos 10 o 12 días los datos que tendremos indicarán lo contrario.

(*) https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2762130

Read 6723 times
Rate this item
(14 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner