HOMEBLOGSDinero y Felicidad
25 March 2009

Dinero y Felicidad

Written by 

Fantástica discusión que habéis tenido sobre la relación entre dinero y felicidad. Adjunto una foto del artículo de Justin Wolfers (articulo que cite en el artículo que escribí en La Vanguardia sobre ese tema). En el eje horizontal está el nivel de renta per cápita de cada país, en el vertical está el nivel de felicidad subjetiva. Cada punto representa la media de cada país. Las flechas representan la correlación entre dinero y felicidad DENTRO de un mismo país (es decir, si la flecha de España apunta hacia al nordeste, quiere decir que los españoles ricos son más felices que los pobres).




Aspectos importantes de este gráfico

(1)    La correlación entre dinero y felicidad es positiva tanto para países ricos como para países pobres.
(2)    La correlación en los países ricos no sólo no es horizontal (si la riqueza no fuera importante una vez llegas a un determinado nivel de renta -hecho conocido como la paradoja de Easterlin-, la relación debería ser horizontal para los ricos) sino que parece ser todavía más pronunciada en los ricos que en los pobres. La paradoja de Easterlin, pues, no parece encontrarse en los datos.
(3)    Casi todas las flechas apuntan al nordeste lo que quiere decir que, dentro de los países, los ricos son más felices que los pobres.
(4)    Los países donde las flechas son horizontales son países pobres.



Conclusión: este estudio no demuestra que el dinero compre la felicidad… pero sea lo que sea la felicidad, los ricos tienen más de eso (también).

Dicho esto, el estudio resalta algunos aspectos curiosos. Por ejemplo, la felicidad de las mujeres ha decaído desde 1970. Parece que el importante progreso social de la mujer en ámbitos como la educación, el trabajo, el control de la reproducción o la creciente participación masculina en las tareas del hogar y la educación de los hijos, no se ha plasmado en una mayor felicidad. Es más, la creciente insatisfacción femenina se da tanto en trabajadoras como en amas de casa, tanto en las casadas como en la solteras y separadas, tanto en las de altos niveles de educación como de bajos y tanto en jóvenes como en mayores.


Otro resultado destacable es que la gente de izquierdas es más infeliz que la de derechas, aunque la explicación parece no tener nada que ver con la política: los de derechas son más religiosos y tienden a estar casados en mayor proporción y resulta que, a igualdad de ingresos, la gente religiosa y casada tiende a ser más feliz.

Ruth ha propuesto que el verdadero determinante de la felicidad es la libertad. Estoy de acuerdo con ella en que la libertad es un don que genera felicidad (cosa que en principio sería incompatible con… ¡el matrimonio! Ya que el matrimonio es un contrato de monogamia a perpetuidad). Lo que pasa es que los países ricos tienden a ser más libres que los pobres y la gente libre tiende a ser más libre que la pobre. Los países ricos, a medida que crecen, se van volviendo libres seguramente porque la demanda de libertad por parte de los ciudadanos aumenta.

Y finalmente, hablemos del amor. Todo el mundo habla del amor a la hora de generar felicidad y todo el mundo dice (no sé si lo piensa) que el amor NO se puede comprar. Pues bien, el estudio demuestra que la renta no está correlacionada con el amor. Y es que hay cosas que el dinero no puede comprar. Por ejemplo: un dinosaurio. Lo que pasa es que la falta de dinosaurios en las familias modernas no debe ser una parte muy importante de la felicidad porque, si no, la correlación que vemos en el gráfico desaparecería.

Sobre el comentario que Laura Fábregas hace sobre mi elección de carrera. Es verdad que escogí económicas porque el más rico de mi familia era un tío mío (llamado Joan Miquel Martín Pujol) que había estudiado económicas. Es verdad que en mi libro explico que fue así. Pero eso no es evidencia de que el dinero cause la felicidad ya que en el libro no explico si he conseguido ser rico y si he conseguido ser feliz.







Fuente citada: Stevenson and Wolfers (2008). Economic Growth and Subjective Well-Being: Reassessing the Easterlin Paradox

Read 6684 times
Rate this item
(0 votes)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner