HOMEBLOGS110 kilometros por hora
28 February 2011

110 kilometros por hora

Written by 

¡Ya tenemos de nuevo al gobierno limitando nuestra libertad! Cuando en Catalunya nos habíamos librado del sectarismo tripartito que limitaba la velocidad de circulación a 80 km/h, nos sale el gobierno de España y nos prohíbe circular a más de 110 por autovías y autopistas. Las medidas catalanas y las españolas tienen una cosa en común: ¡carecen de sentido!

La justificación del Tripartito era que con la limitación de la velocidad se emitían menos gases contaminantes, había menos accidentes y se reducían las congestiones de tráfico. El Govern nunca publicó ningún estudio serio que demostrara esos supuestos beneficios de la limitación. Tampoco demostró que esas supuestas mejoras eran superiores a los inconvenientes que causaban a los ciudadanos. Daba la impresión de que el gobierno estaba secuestrado por unas dependencias funestas que acababan dando un poder exagerado el radicalismo medioambientalista de ICV.

De hecho, una vez el tripartito fue expulsado de la Generalitat, se ha encontrado en un cajón de la consellería de Medi Ambient un estudio de unos expertos de la Universidad Politécnica de Catalunya que demuestra que las restricciones de velocidad ni contribuían a reducir la accidentalidad, ni reducían la contaminación, ni aligeraban las colas de entrada y salida de Barcelona. Es decir, las medidas eran una pura farsa utilizada por la izquierda radical y que, todo dicho sea de paso, sirvió para que el gobierno pusiera más de 350.000 multas a unos ciudadanos que no entendían nada. En una nueva demostración de transparencia democrática, el partido de Joan Saura no hizo público el informe y lo escondió en un cajón.

Eso de esconder estudios que van contra la doctrina oficial medioambientalista no es nuevo. Recuerden los embarazosos emails encontrados en la universidad británica de East Anglia, donde autoproclamados científicos explicaban estratagemas para que las investigaciones contrarias a las tesis oficiales del cambio climático no fueran ni publicados ni citados por el resto de la comunidad científica. También podemos recordar que un comité independiente de científicos que supervisaba al IPCC (la institución de las Naciones Unidas encargada de publicar los informes del cambio climático) le pegó una regañina pública a los directores esa institución, precisamente por silenciar las voces discordantes y por esconder las enormes incertidumbres que hay detrás de cada una de sus catastróficas predicciones.

Total, que cuando aún estábamos recuperándonos del shock de descubrir que el tripartito nos engañaba con aquello de los 80 por hora, va el gobierno de Zapatero y anuncia una nueva prohibición: el límite de velocidad en autopistas y autovías será de 110 km/h. La justificación ahora es que España debe ahorrar gasolina.

Aunque es de agradecer que esta vez el gobierno no intente tomarnos el pelo con aquello de que está salvando el medio ambiente, hay que reconocer que esta medida también demuestra que no toma decisiones de manera inteligente. Cualquier parvulito con un nivel elemental de aritmética sabe que para que una medida sea deseable, los aspectos positivos que acarree deben ser superiores a los negativos. Si aceptamos los números del gobierno, la reducción de la velocidad ahorrará millones de litros de gasolina. Y eso es bueno. Ahora bien, para que la medida sea positiva, se debe demostrar que los costes asociados a la medida no son superiores a los beneficios. Y, entre otros, los costes asociados son que los ciudadanos van a estar más tiempo en la carretera. Dice el gobierno (y los pseudo expertos de TV3) que la gente sólo estará unos pocos minutos en la carretera, quizá 3 o 5 minutos por viaje. Bien, no sé lo que es mucho o poco, pero para la gente que va a trabajar, 3 minutos por viaje quiere decir 6 minutos al día (ida y vuelta) lo que equivale a 20 horas anuales. Es decir, unos tres días de trabajo cada año. ¿Es mucho o es poco?

Para estimar el valor que ese tiempo tiene para los usuarios, podemos acudir a la literatura de psicología de la felicidad. En 2004, el profesor Daniel Kahneman (ganador del Premio Nobel de Economía en 2002) ideó una manera para evaluar la felicidad: entrevistaba a personas y les hacía escribir un diario con todas las actividades que desarrollaban durante el día. Después les pedía que describiesen lo que sentían cuando realizaban cada una de esas actividades (frustración, odio, placer, etc). Luego él transformaba esa información y evaluaba la felicidad de las personas. No hace falta decir que la actividad que más felicidad generaba era el sexo, seguido de los momentos de socialización después del trabajo, la comida, la cena y la siesta. El peor momento del día, el que más infelicidad causaba entre los encuestados era… ¡el tiempo que se pasaban en el coche yendo a trabajar! De hecho, el segundo peor momento del día era el tiempo de trabajo y el tercero, el tiempo que se pasaban en el coche de vuelta a casa. Es decir, la insatisfacción que los ciudadanos sienten por el trabajo está entre la infelicidad que crea el ir y el volver del trabajo. Dicho de otro modo, si los estudios de psicología de la felicidad son ciertos, al limitar la velocidad de circulación, el gobierno está obligando a los ciudadanos a realizar 20 hora de la actividad que más odian,  y eso equivale a obligarles a trabajar ¡tres días más cada año!

¿Vale la pena generar tanta infelicidad para ahorrar unos barriles de petróleo? Me parece a mi que la respuesta es claramente no. Al fin y al cabo, hasta ahora los ciudadanos ya tenían la opción de ir más despacio, ahorrar dinero y pasarse más tiempo en la carretera. Y la evidencia demuestra que ellos, que son los que mejor pueden valorar su dinero y su tiempo libre, cuando podían escoger, mayoritariamente decidían no ir a 110 km/h.

Me consta que en el gobierno hay economistas inteligentes que entienden este argumento. Es más, el estado dejará de ingresar muchos impuestos de carburantes si la gente gasta menos. Y dejará de ingresar en un momento de crisis fiscal. Sospecho, pues, que el gobierno no nos dice toda la verdad. No sé si saben que el abastecimiento de petróleo no está garantizado si la revolución de oriente medio prosigue o qué. Lo que sí sé es que la medida tiene tan poco sentido que me lleva a sospechar de hay alguna razón oscura e inconfesable que explica por qué nos van a obligar a ir a 110 km/h.

Versión Final PDF

Read 31198 times
Rate this item
(1 Vote)

INTRODUCTORY NOTE

Starting January 30, 2012, I decided to put the random (economic) thoughts that I was posting on Facebook, in a blog. In this site you will be able to read all Facebook notes going back to 2008, (without my Friend’s comments, unfortunately), but we will only maintain the new thoughts. If you want to check out the old comments, they are still posted on Facebook. If you want to comment on them, you have two options (1) Become a Facebook Subscriber. Since all the posts will also appear in Facebook, you will be able to comment there. (2) Comment on Twitter, as each post will also be announced in Twitter.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Search

Banner